El ciclo diario y los Periodos Tarifarios

 

Quizás te hayas embarcado en la difícil tarea de intentar entender tu factura de la luz y tras sumergirte en conceptos tan complejos como potencias, discriminaciones horarias, tarifas de acceso a la red, intensidades, Kilowatios, puntas, llanos… hayas acabado con un buen lío y pensando: “Da igual, me van a cobrar lo que les dé la gana… “

Juan Prieto¡No desesperes, nos ha pasado a todos! En AEQ peleamos por ser “justos, equitativos, claros y transparentes” y en este post vamos a intentar arrojar un poquito de luz (¡De origen renovable, claro!) al concepto de periodos tarifarios.

Habrás oído hablar de la “tarifa nocturna” o del “precio fin de semana” y te habrás preguntado: ¿Por qué la luz tiene un precio distinto dependiendo de la hora del día? ¿O del día de la semana? ¿Puedo beneficiarme de ahorros en mi factura de la luz ajustando mis hábitos de consumo?

Pues bien, el precio de la luz varía a lo largo del día porque la demanda nacional de electricidad no es constante las 24 horas y sí, se pueden obtener ahorros importantes en la factura de luz simplemente controlando las horas en las que efectuamos nuestro consumo.

La demanda de electricidad no es constante pero sí que sigue un patrón si comparamos un día con otro, es decir, sigue un determinado ciclo diario. Me explico:

Imaginad que en vez de electricidad estuviéramos hablando de nuestra propia rutina diaria. Si un extraterrestre nos estuviera observando vería que nos despertamos, desayunamos, vamos de un sitio o a otro durante toda la mañana, después paramos para comer y seguimos realizando actividades hasta que llega la noche y descansamos. Posiblemente, si únicamente tuviera un día como referencia, no podría encontrar ningún sentido a nuestros movimientos. En cambio, si nos observase durante los días suficientes vería que más o menos todos los días realizamos acciones similares.

Eso es precisamente lo que ocurre con la demanda de energía eléctrica a nivel nacional (de hecho, está íntimamente ligada a nuestra actividad diaria como sociedad).

Ahorrar luz por horas

 

De una manera muy simplificada podríamos decir que a primeras horas de la mañana, cuando arrancan los “motores” de la gran industria (que se caracteriza por ser muy intensiva en el uso de energía y que por tanto “tira” mucho de la Red Eléctrica) la demanda de electricidad comienza a subir (suele ocurrir entre las 05:00h y las 06:00h de la madrugada), acto seguido (a eso de las 07:00h a.m.) comienzan a abrir las oficinas, los bares con sus máquinas de café a todo fulgor, gimnasios, peluquerías… de tal manera que la demanda eléctrica en su conjunto va creciendo hasta alcanzar el punto máximo (normalmente en torno a la 13:00 de la tarde). A partir de este momento la demanda se estabiliza y no sufre variaciones hasta las 19:00h de la tarde cuando normalmente incrementa la demanda doméstica lo que provoca un nuevo repunte hasta volver a tocar las cuotas máximas. Es a partir de las 21:00h cuando cesamos nuestra actividad y la demanda de energía comienza a descender hasta el día siguiente cuándo vuelve a comenzar el ciclo.

Todo este proceso podemos observarlo gráficamente, estos son los datos de la demanda de electricidad por intervalos de los últimos días de octubre:

Demanda eléctrica por intervalos octubre

 Fuente: https://demanda.ree.es/comparativa_curvas.html

 Como podemos observar en el gráfico, el ciclo diario de demanda realiza ondas muy similares, el fin de semana la demanda conjunta de electricidad disminuye. (Esto es lógico, mucha industria no tiene actividad durante el fin de semana).

En el detalle de un día específico podemos ver los cambios en función de la hora:

ciclo diario demanda eléctrica

 Fuente: Red Eléctrica

Quizás en este punto con mucha razón os estéis preguntando: "Pero… ¿Qué tiene que ver la actividad que llevamos diariamente en invierno o en verano, periodo en el que incluso muchas empresas trabajan a jornada continua?"

Y es que efectivamente el ciclo diario de demanda varía en función de la estación en la que nos encontremos (e incluso en si el día es festivo o laborable) lo que complica un poco más el asunto.

En términos generales y a efectos de los periodos tarifarios podemos decir que existen dos estaciones: invierno y verano, y que la transición de un sistema a otro se produce el mismo día que cambiamos la hora. La distribución de los periodos tarifarios también depende del tipo de tarifa de acceso a la red que tengamos en nuestro suministro, esto lo explica muy bien Manuel Fernández en su post   “Estructura Tarifaria”. Además, la duración de cada periodo también está regulada, puedes consultar el BOE si necesitas más información.

Para los suministros monofásicos (tarifas 2.0DHA y 2.1DHA), la distribución es la siguiente:

 

Discriminación horaria

 

Para los suministros trifásicos (tarifas 3.0A, 3.1A y la modalidad 6 periodos), la distribución es la siguiente:

periodos tarifarios 3.0							periodos tarifarios 3.1periodos tarifarios 6.x

Esperamos haber podido aclarar algunas dudas sobre los periodos tarifarios y sobre cómo afecta el ciclo diario dtarifa dhse demanda al precio de nuestra tarifa eléctrica. Si aún no te estás beneficiando de la discriminación horaria y del ahorro que se puede obtener al cambiar a este tipo de tarificación o si necesitas cualquier aclaración adicional puedes ponerte en contacto con cualquiera de nuestros asesores energéticos.

 

 

Newsletter mensual. Te podrás dar de baja cuando tú quieras. No compartimos tus datos.

¿Cuanto sabes de energía?

Juega con nosotros contestando a unas sencillas preguntas y participa en el sorteo de una estancia para dos en un Parador de España.

Juega