Raúl GarcíaHoy en día estamos acostumbrados a viajar a lo largo y ancho de la geografía española y ver, cada vez más frecuencia, energía renovable instalada por doquier, sobre todo en forma de parques eólicos y de instalaciones fotovoltaicas. Esto nos puede dar una idea de que vivimos en un país con buenos recursos naturales para sacarle el máximo partido a las energías renovables.

En el blog de AEQ se ha explicado anteriormente cómo las energías renovables están irrumpiendo con fuerza en el sector eléctrico para bien de todos, sobre todo desde el punto de vista de la ecología y del probable abaratamiento del precio de la generación de electricidad, pero todo siempre rodeado de una incertidumbre inherente al sector eléctrico

 

¿De qué depende el precio de la electricidad?

 

La formación del precio de la energía eléctrica está unido a una serie de factores complejos como el precio de los EUAs o la volatilidad de las materias primas usadas para la generación en centrales térmicas de carbón y gas. También influye, por ejemplo, la indisponibilidad de alguna central nuclear, estas siempre funcionan en base y, que se paren hace que haya que suplir esa falta de energía con otra tecnología que probablemente encarecerá el precio. Otros elementos que influyen en la formación del precio son las interconexiones con nuestros países vecinos (podemos importar o exportar energía en función del precio)  y factores de tipo económico o político.

Pero en AEQ sabemos que en el día a día lo que más influye en el precio diario de la electricidad es el clima. Vivimos en un país con varios tipos de climas: mediterráneo en su mayor parte, oceánico, de montaña y el canario. Esto hace que tengamos todo tipo de fenómenos meteorológicos y ambientales a lo largo del año repartidos por toda nuestra geografía, influyendo activamente en la formación del precio de la energía.

 

Factores climatológicos que determinan el precio de la electricidad

 

Hay dos factores que afectan a la formación del precio de la electricidad por encima de todos: el viento y la temperatura. Como en cualquier tipo de mercado, el precio se forma en base a la oferta y la demanda, y el viento y la temperatura afectan cada uno en un sentido.

wind

 

El viento es la variable con más peso en la formación del precio desde el lado de la generación de energía eléctrica: cuanta más generación eólica haya en el sistema, más se abaratará el precio de la energía. Esto es debido a que la generación eólica es barata por ser el recurso eólico gratuito, a diferencia de otros tipos de generación como el gas o el carbón en el que las materias primas tienen un coste de adquisición. De momento el sol y la generación fotovoltaica no tienen tanto peso en el sistema eléctrico español como para que la radiación solar sea un factor decisivo en el precio, pero vamos poco a poco camino de ello.

                La temperatura es la otra variable destacada e influyente. Si la temperatura está por encima o por debajo de lo que es normal en esa época del año (a esto se le llama temperatura estacional), el consumo se verá afectado en un sentido u otro, encareciéndose o abaratándose el precio de la energía. Por ejemplo, si un día de agosto refresca más de la cuenta, habrá menos demanda de aire acondicionado, con lo que el precio de la energía será menor en ese día frente a otro más cálido. O, si en invierno un día hace más frío de lo esperado, el consumo aumentará por encima de lo previsto y se encarecerá la electricidad. Tenemos unos ejemplNubesos magníficos en otra entrada de nuestro blog.

                Para finalizar, también pueden afectar en menor medida otros factores como la nubosidad, que en determinadas épocas del año puede hacer que se produzcan picos de demanda eléctrica, ya que se necesita encender en mayor medida la iluminación de viviendas y centros de trabajo para poder ver correctamente, encareciendo el precio de la electricidad desde el lado de la demanda. Por otro lado, las lluvias hacen que el recurso hidráulico crezca y pueda disminuir el precio de la generación de electricidad, pero siempre en menor medida que la influencia del viento.

 

Qué se necesita para que mi electricidad sea renovable

 

                Desde AEQ conseguimos que tu factura de la luz sea más barata, nos ajustamos a tus necesidades, posibilitándote la contratación de energía renovable y ayudándote para que tu consumo se adapte a las horas más baratas y, así, ahorrar en la factura de la luz de tu negocio.

energía renovable

 

Newsletter mensual. Te podrás dar de baja cuando tú quieras. No compartimos tus datos.

¿Cuanto sabes de energía?

Juega con nosotros contestando a unas sencillas preguntas y participa en el sorteo de una estancia para dos en un Parador de España.

Juega