José SalmerónHace unos meses escribimos sobre la gran oportunidad que tienen los grandes consumidores de electricidad de ayudar a combatir el cambio climático mediante la contratación de un PPA (contrato de compra de electricidad a largo plazo a un generador de electricidad, o Power Purchase Agreement) con una nueva instalación renovable. Tanto la mejora tecnológica como los bajos niveles de tipos de interés y los bajos costes variables de las tecnologías renovables deben permitir a los consumidores firmar PPAs a precios competitivos para un periodo de tiempo que permita al promotor de la instalación renovable financiar su proyecto.

Por muy buena voluntad que tengan ambas partes y estén alineadas con el mismo objetivo, las dificultades vienen en la determinación de los detalles: ¿PPA físico o financiero?, ¿una carga base o una carga modulada (p.ej. un perfil estándar fotovoltaico)?, ¿volumen fijo o variable?, ¿cómo se gestiona la energía sobrante o faltante?, ¿quién asume las pérdidas de red que son variables?, ¿un precio fijo final de la energía, incluyendo todos los conceptos que debe asumir el consumidor, o una cobertura sobre el precio medio del mercado?, ¿tengo que seguir con la comercializadora actual o podré cambiar durante la vida del PPA? Son muchas decisiones y detalles que pueden hacer fracasar el intento de llegar a un acuerdo robusto y duradero, sobre todo cuando los técnicos se ponen a simular y valorar las implicaciones de cada una de las opciones.

Primeros pasos para formalizar un contrato PPA

 

Los primeros detalles que, en mi opinión, tienen que asumir ambas partes son:

  • Mayor complejidad y riesgo supone un peor precio.
  • Comprobar si la otra parte es capaz de valorar el riesgo e internalizarlo en el precio.
  • Ruptura de la negociación, es decir, si la otra parte no puede o quiere gestionar ese riesgo.

Un promotor fotovoltaico tendrá una curva de generación media muy característica, dependiendo de las horas de luz de cada día, con una gran estacionalidad día-noche y otoño/invierno-primavera/verano. Históricamente, el precio obtenido por un productor fotovoltaico ha sido superior al precio medio, al generar en las horas de mayor demanda diaria en gran parte del año. Pero esta diferencia, entre el precio medio y el precio recibido por la generación, no es constante, aunque es verdad que no ha variado significativamente en los últimos años. Pero esto no tiene por qué mantenerse así el resto de la vida de un proyecto. Tenemos los casos de California y Chile. En el primer caso, la masiva instalación de generación fotovoltaica, mucha de ella de autoconsumo, ha hecho que la demanda baje mucho en las horas diurnas y que el precio se resienta, pudiendo llegar a tener valores negativos cuando existe otra generación fluyente que venda en el mercado spot.

Información energía California

Fuente: U.S. Energy Information Administration.

En Chile, la afluencia masiva de generación renovable en ciertos nodos de precio ha producido una bajada de precio sustancial en comparación con los precios esperados, haciendo complicada la viabilidad económica de algunos proyectos que no cerraron un PPA

No sabemos si toda la potencia renovable proyectada en el sistema español acabará por instalarse, pero sí sabemos que el futuro puede no parecerse al pasado, tanto en la evolución del precio medio como en la distribución de los precios a lo largo del día.

La combinación de PPAs de diversas tecnologías puede mejorar la cobertura real de costes, para el consumidor, y de ingresos, para el generador, respecto a la contratación de un PPA con un único generador. En concreto, la tecnología fotovoltaica y eólica son complementarias en un número importante de horas al cabo del año, cuando las bajas presiones que genera el viento acarrean frentes de nubes que limitan la generación fotovoltaica. De la misma manera hay instalaciones eólicas con una curva de generación con más peso de las horas nocturnas, en media, y otras que, en verano, comienzan su generación en el último cuarto del día, cuando el calor acumulado al final de las horas diurnas provoca que sople el viento. La combinación de tecnologías podría obtener un mejor resultado de precio y riesgo para el consumidor, adaptándose mejor a su vez a las necesidades de los productores.

La gestión de un comercializador, con gran experiencia en gestión de renovables como AEQ, que combine un suministro de electricidad a precio variable, fijando anualmente los sobrecostes que carga REE, con una combinación de PPAs de diversas tecnologías, en mi opinión, debe poder alcanzar la mejor solución posible para un gran consumidor que desee firmar un PPA renovable a largo plazo y para varios proyectos eólicos y fotovoltaicos.

Newsletter mensual. Te podrás dar de baja cuando tú quieras. No compartimos tus datos.

¿Cuanto sabes de energía?

Juega con nosotros contestando a unas sencillas preguntas y participa en el sorteo de una estancia para dos en un Parador de España.

Juega